Viaja global, siente local.

Quién es newton

newton

Poco se conoce de newton, ni siquiera si ése era su verdadero nombre. Nacido en San Francisco en 1847, se cree que dedicó buena parte de su vida al estudio de los animales, en especial a diferentes tareas vinculadas a la identificación de especies de aves aún sin catalogar: observación, ilustración, grabación de sonidos...

Sin embargo, a pesar que algunas referencias le otorgan cierta relevancia entre el academicismo de la época, no existe constancia que su nombre figure como autor de ningún tratado concreto. Lo que sí se sabe es que fue un viajero incansable. Siendo adolescente, se trasladó a las Islas Mauricio, en el océano Índico, y es posible que allí entrara en contacto con Sir Edward Newton, quien se ocupaba de enviar a Inglaterra especímenes no conocidos para que fueran estudiados por los alumnos de su prestigioso hermano, el zoólogo Alfred Newton, en la Universidad de Cambridge.

Uno de aquellos envíos, quizás transportando especies hoy extinguidas como el Dodo o el Solitario de Rodrigues, llevó también a Inglaterra al otro newton, el joven californiano. Una vez allí, entró a trabajar en la Compañía Británica de las Indias Orientales, ocupación que le permitió visitar ciudades como Bombay, Hong Kong o Mysore, donde se le relaciona con una de las hijas del Maharaja.

Establecido definitivamente en Londres y triste por el supuesto fracaso sentimental vivido en la India, abandonó la empresa debido a los crecientes problemas estructurales en los que ésta se encontraba. Aprovechó los meses siguientes para profundizar en diferentes teorías alrededor del comportamiento social de los pájaros.

Se sabe que el 2 de octubre de 1872, en un selecto club privado de la capital inglesa, newton tenía previsto presentar un extenso estudio sobre la sincronización de las aves en vuelo. Según él, las coreografías respondían directamente al estado de ánimo de los animales. Llevaba años preparando aquella intervención, que debió acompañar con decenas de cuadernos de anotaciones y dibujos, pero a pesar del esperado acontecimiento, la sala estuvo prácticamente vacía durante toda la sesión.

Aquel hecho, que pasó inadvertido en la prensa europea, produjo una gran decepción en newton, quien regresó a Estados Unidos pensando que allí encontraría una mayor predisposición a su eclecticismo.

No fue realmente así, pero a las pocas semanas, gracias a las gestiones de una joven llamada Regina Everett, consiguió formar parte del equipo del arquitecto John Augustus Roebling, inmerso en aquel entonces en la aventura de construir el puente de Brooklyn. Aquel trabajo, en el que estuvo al menos durante seis meses, le permitió adquirir algunos conocimientos en el forjado del hierro, experiencia que más tarde aprovecharía para abrirse a nuevos caminos profesionales.

En 1883, durante la fiesta de inauguración del puente, conoce al cantante George W. Johnson, de quien admira su facilidad por interpretar melodías a través de los silbidos. Colaboraría con Johnson en alguna de sus producciones musicales para fonógrafo. Es una época de vaivenes personales en la que se traslada a Nueva Orleans atraído por la creciente actividad de la ciudad.

Pero lejos de establecerse, parece como si sus huellas empezaran a difuminarse y sólo se sabe del cierto que abandonó definitivamente los Estados Unidos en 1890. Se le atribuyen estancias en diferentes países y participaciones en proyectos dispares de los que no se tiene confirmación.

Algunos datos apuntan a que participó como actor en dos películas francesas grabadas en París y otros parecen sugerir que se trasladó a Berlín, donde promovió diversas exposiciones en un local poco concurrido de Prenzlauer Berg. Una tercera hipótesis habla de una colaboración más o menos estable en Barcelona con Pere Falqués, arquitecto municipal que pudo haber visto en newton un brillante entusiasta en la ornamentación en hierro de las fuentes y farolas de varios espacios urbanos.

Se dice que soñaba con viajar algún día en globo al Polo Norte.

newton. Nada más se sabe de él, ni siquiera si existió.


... La ilustración de newton es obra de Belén Segarra.